viernes, 2 de noviembre de 2012

El Blog Libro


SLOW BLOGGING – BOOK BLOGS
El Blog Libro


 

“Two years ago, if a writer wanted to share a link or a video with friends or tell them about an upcoming event, he or she would post the information on a blog. Now it’s much faster to type 140 characters in a Twitter update (also known as a tweet), share pictures on Flickr, or use the news feed on Facebook. By comparison, a traditional blogging program like WordPress can feel downright glacial.”
Sharon Otterman
Published: November 21, 2008
The NewYork Times

 
Hace dos años, si un escritor quería compartir un enlace o un video con sus amigos o avisarles de algún acontecimiento  nminente, él o ella hubiera “posteado” la información en un blog. Ahora es mucho más rápido teclear 140 caracteres en una entrada de Twitter (también conocidas como “tweets”), compartir imágenes en Flickr o utilizar el “feed” de noticias de Facebook. Por comparación, un programa tradicional de blogeo como WordPress puede parecer simplemente glacial.”
Sharon Otterman en su reportaje Haste, Scorned: Blogging at a Snail’s Pace, publicado el 21 de noviembre de 2008 en The New York Times.


Si en 2006 Todd Sieling publicó el “Slow Blog Manifesto” como una declaración de principios e intenciones, posteriormente hemos asistido a una completa “mutación” en Internet. Los blogs, como todos sabemos, empezaron siendo “diarios de navegación” (web logs); luego pasaron a ser cualquier cosa para la que podía servir el formato.
Actualmente, muchos de los usos que se les daban, como dice Sharon Otterman, se cumplen ventajosamente en los muros de las redes sociales o en los “sitios” de intercambio de archivos.
La evolución tecnológica ha convertido al blog en algo lento por comparación con otros recursos. Así pues, el blog quedó libre como contenedor o formato para crear libros en Internet, libros interactivos o no, libros que crecen poco a poco, se corrigen sin cesar, se mejoran a medida que se publican y se publican a medida que se van haciendo. Y que un día se acaban y quedan ahí para que los consulte quien quiera.
El blog está siendo usado para poner a disposición del público colecciones de artículos de prensa, microrrelatos, antologías poéticas, guías de viajes... Es adecuado para crear obras de referencia y, por supuesto, es ideal para escribir dietarios y toda clase de cosas misceláneas.
Liberado de la inmediatez y de las prisas, el blog parece ser capaz de darle una nueva oportunidad al movimiento “slow” y a la literatura, que va siendo progresivamente expulsada de los circuitos comerciales.

María Maizkurrena
Noviembre 2012 – versión puesta al día de un artículo anterior