sábado, 31 de diciembre de 2011

SONETO DEL FIN DEL MUNDO


Pablo Martínez Zarracina

GRAVES MEDITACIONES ONTOLÓGICAS
Y CÁLCULO DE DAÑOS
EN LA NOCHE DE SAN SILVESTRE
O SONETO DEL FIN DEL MUNDO

SI el calendario maya no me falla,
en este 2012 acaba el mundo
y eso suena fatal, pero, un segundo,
hay que entender que si el planeta estalla

estallarán con él los tertulianos,
Lucía Etxebarría y Benedicto,
los brasas insufribles del Conflicto,
los mediums, los del Twitter, los veganos.

Lo malo es que también terminaría
con el mundo una suma de cordura:
los bares, las ciudades, la cultura.
 
Digamos que el bombazo mataría
al mismo tiempo a Homero y Paquirrín.
Lo pienso fríamente. ¡Viva el fin!